Ir al contenido principal

UN CAÑONAZO A LAS NUEVE


Por Luis Felipe Sexto

No se asuste por el estruendo. Es el sonido de la tradición. Nació, expresada como una cotidiana y monótona reglamentación militar, con la terminación del anillo de piedra y hierro que protegía a la villa de San Cristóbal de La Habana. Cada día a las 4 y 30 de la mañana y a las 8 de la noche se anunciaba con un cañonazo la apertura y cierre de las murallas. De esa manera, diariamente, la ciudad en sus orígenes despertaba y dormía, cual fiera amaestrada, a la orden de un latigazo sonoro.


Con el tiempo  el cierre de la ciudad se aplazó una hora más. El levantamiento de los puentes, la caída de las rejas y el bloqueo de las puertas eran las acciones que anunciaban el cañonazo.  La villa se expandía y los muros fueron incapaces de contenerla. La Habana se desarrollaba en su geografía y en su gente. Y se comenzó la demolición de las murallas.  Algunos  restos aún están en pie. El cañonazo de las 9 perduró como costumbre e identidad de la ciudad.

La considerada inexpugnable y nunca asediada fortaleza de San Carlos de La Cabaña es el escenario de la ceremonia del cañonazo, ejecutada por soldados vestidos a la usanza colonial, con presencia de público.  En el año 1762 los ingleses tomaron por asalto a La Habana e hicieron rendir, tras dramática resistencia, al castillo de Los Tres Reyes del Morro. En un acto de audacia, los ingleses dominaron la elevación, donde más tarde quedó enclavada La Cabaña, y con ello lograron someter la resistencia de toda la villa. Después, por tratado, Inglaterra devolvió La Habana a España y comenzó en 1763 la construcción de la estratégica fortaleza que fuera  concluida 11 años después. El estampido a la hora 21 comparte su sitio en la fortaleza junto a la oficina de la  Comandancia del Che  Guevara al triunfo revolucionario de 1959, un  museo de armas y un perímetro amurallado que permite observar una impresionante vista de la ciudad.

Ininterrumpidamente, el  cañonazo cubre con su manto acústico todos los rincones de La Habana. Puede ser escuchado en el Parque Central a los 4,3 segundos; en el Hotel Nacional a los 9,7 y en la histórica esquina de 23 y 12 a los 16 segundos del estallido original.

Solo una vez fue silenciado. En 1942, el dictador general Fulgencio Batista ordenó suprimirlo “por razones de guerra y para ahorrar explosivos”. En diciembre de 1945, volvió a resonar el legendario cañonazo para permitirnos oír, a las 9, el eco de la historia.

Comentarios

  1. Mi Habana, también tuya, un recuerdo vivo, latente! Vital! Gracias por tener vivo el ruido de la ciudad más intensa y desparramada de ritmosde bum bum.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL CRITERIO DE PROTECCIÓN AUDITIVA NRR

Por  Luis Felipe Sexto

Los protectores auditivos son dispositivos de singular importancia en el control pasivo de ruido. Ellos garantizan (cuando la selección es correcta), la atenuación necesaria que asegura la disminución de la exposición efectiva al ruido. Se requerirá el uso de protectores auditivos, por ley, cuando el nivel de exposición al ruido supere los 85 dBA de nivel sonoro continuo equivalente para 8 horas. Es importante acotar que se corre riesgo de daño auditivo con valores inferiores al reconocido oficialmente como de riesgo atendible en ambientes laborales.

RUIDO, NORMATIVA Y LEGISLACIÓN EN CUBA

Por Luis Felipe Sexto*
*Miembro Fundador del Comité Técnico de Normalización de VIBRACIONES Y ACÚSTICA, CTN 98, de la Oficina Nacional de Normalización de Cuba, secretario del subcomité de RUIDO (CTN 98 / SC 1)

O el problema tiene solución y entonces es inútil preocuparse –decía Aristóteles- o el problema no tiene solución y entonces es también inútil preocuparse. La inquietud que suscita el crecimiento desmedido de los niveles de ruido en nuestro país debe ser acicate para dar respuesta eficaz a un fenómeno social de impresionante libertinaje. La contaminación sonora es un problema, puede tener solución, y más que a la preocupación debe mover a la acción, porque ocasiona daños personales, sociales y económicos.

DECLARACIÓN DE EMISIÓN DE RUIDO

Rangos típicos de niveles sonoros según el tipo de máquina. Fuente Rango típico (dBA)@1m Equipos neumáticos 90-115 Escapes de aire a presión 90-105 Ventiladores 80-100 Compresores 92-100 Motores eléctricos 75-100 Bombas 80-92 Máquinas herramientas 80-95 Transformadores 83-85 Turbogeneradores 95-105
Por Luis Felipe Sexto