Ir al contenido principal

RUIDO DE AVIONES (Parte I. GENERALIDADES Y DESCRIPTORES)

Por Luis Felipe Sexto

El ruido, desde hace décadas, constituye un serio problema ambiental en el mundo entero. Particularmente, en las zonas de aeropuertos tiene lugar un tipo de contaminación sonora ligada a las operaciones aéreas. Múltiples perjuicios provoca esta situación cuando los aeródromos estan enclavados en zonas pobladas o donde el uso del terreno exige un ambiente acústico apacible o moderado.


Para poder controlar este problema forma sistemática y actuar en consecuencia, los aeropuertos se proveen de un sistema de monitoreo permanente de este contaminante. En muchos países desarrollados ya no se permiten, o se restringen, las operaciones de determinados modelos de aviones. Sin embargo, en las naciones en vías de desarrollo dificilmente pueda imponerse inflexiblemente ese tipo de acción.

El Anexo 16 de la Organización de Aeronáutica Civil Internacional (OACI) establece los métodos de certificación de aeronaves,  clasificándolas en tres tipos con respecto al nivel de ruido producido y autorizando la operación, según los resultados.

En relación con los descriptores para evaluar el impacto del ruido de aviones no existe consenso ni unificación internacionalmente. La OACI propone el denominado Nivel de Ruido Percibido Continuo Ponderado (WECPNL).

Sin embargo, diferentes países con influencia en las operaciones aéreas internacionales adoptan procedimientos no del todo correlacionables. Por ejemplo, Estados Unidos, emplea el método NEF; el Reino Unido y Suiza, el método NNI; Francia, el método N y Alemania, el método Q. Cada uno de estos procederes consideran descriptores no coincidentes y en ocasiones, determinadas ciudades, adoptan criterios adicionales o simplemente diferentes.

Para un trabajo experimental que se proponga el  estudio de la influencia del ruido provocado por las operaciones de un aeropuerto, resulta efectivo y aceptado utilizar como descriptor el Nivel Sonoro Promedio Día-Noche (LD-N). Y concretamente, para determinar las curvas de contorno de un avión en específico el Nivel de Exposición Sonora (SEL), complementado con los niveles estadísticos (Ln) y el espectro en tercios de octava.

El único sentido que tiene el control del ruido de aviones es intentar atenuar las molestias a la población circundante y poder determinar y delimitar los usos de la tierra, tanto para aeródromos ya construidos, como para los que se planifique su entrada en operación.

Por tanto, no sólo es necesario cuantificar el ruido con los diferentes descriptores, sino que se precisa disponer de los límites que cada país o región esta dispuesto a aceptar como tolerables para la contaminación sonora generada por las operaciones del aeropuerto, en función de los diferentes usos del terreno. Es decir, que además es condición necesaria tener definidos los límites admisibles de acuerdo a las clasificaciones de los diferentes usos del suelo.

Resulta importante aclarar, que los límites mencionados anteriormente no coinciden con los exigidos por otras normas que establecen valores admisibles para diferentes actividades sociales y que estan basadas en el descriptor Nivel Sonoro Continuo Equivalente (LAeq,T), debido a que, en este caso, se miden y evalúan otros descriptores (LD-N, SEL, etc.), siendo imposible comparar indicadores diferentes aunque posean las mismas unidades.

Pero, ¿qué características presenta la emisión sonora de un avión? ¿Todos los tipos de aeronaves son idénticas? ¿Para qué condiciones se realizan los muestreos de ruido?  Veamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL CRITERIO DE PROTECCIÓN AUDITIVA NRR

Por  Luis Felipe Sexto

Los protectores auditivos son dispositivos de singular importancia en el control pasivo de ruido. Ellos garantizan (cuando la selección es correcta), la atenuación necesaria que asegura la disminución de la exposición efectiva al ruido. Se requerirá el uso de protectores auditivos, por ley, cuando el nivel de exposición al ruido supere los 85 dBA de nivel sonoro continuo equivalente para 8 horas. Es importante acotar que se corre riesgo de daño auditivo con valores inferiores al reconocido oficialmente como de riesgo atendible en ambientes laborales.

RUIDO, NORMATIVA Y LEGISLACIÓN EN CUBA

Por Luis Felipe Sexto*
*Miembro Fundador del Comité Técnico de Normalización de VIBRACIONES Y ACÚSTICA, CTN 98, de la Oficina Nacional de Normalización de Cuba, secretario del subcomité de RUIDO (CTN 98 / SC 1)

O el problema tiene solución y entonces es inútil preocuparse –decía Aristóteles- o el problema no tiene solución y entonces es también inútil preocuparse. La inquietud que suscita el crecimiento desmedido de los niveles de ruido en nuestro país debe ser acicate para dar respuesta eficaz a un fenómeno social de impresionante libertinaje. La contaminación sonora es un problema, puede tener solución, y más que a la preocupación debe mover a la acción, porque ocasiona daños personales, sociales y económicos.

DECLARACIÓN DE EMISIÓN DE RUIDO

Rangos típicos de niveles sonoros según el tipo de máquina. Fuente Rango típico (dBA)@1m Equipos neumáticos 90-115 Escapes de aire a presión 90-105 Ventiladores 80-100 Compresores 92-100 Motores eléctricos 75-100 Bombas 80-92 Máquinas herramientas 80-95 Transformadores 83-85 Turbogeneradores 95-105
Por Luis Felipe Sexto