Ir al contenido principal

EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO ACÚSTICO DE MÁQUINAS


Por Luis Felipe Sexto

Muchas veces se escucha decir que las comparaciones no son deseables y que a veces se tornan caprichosas o fuera de lugar. Pero esto se refiere a las comparaciones entre elementos con características que quizás, por no partir de las mismas bases, no es posible equiparar efectivamente. Comparar es una herramienta del pensamiento, muy útil para llegar a conclusiones. Por ello, y apuntando directo al tema de la Nota, ¿qué criterio podemos adoptar para comparar la emisión de ruido de una máquina simple o de un grupo de máquinas diferentes de una misma familia?



Los principales descriptores de emisión sonora de una máquina son la potencia sonora ponderada A (LWA), el nivel sonoro ponderado A (LpA) y el nivel sonoro pico ponderado C (LpC,peak). Los métodos para determinar los niveles sonoros de emisión están establecidos en diferentes normas internacionales. Para que los resultados de emisión de ruido entre familias de máquinas sean representativos, es preciso verificar si la muestra evaluada es suficiente para los fines de interés. Denominaremos famila de máquinas a un grupo de ellas, que posean similar diseño o sean del mismo tipo, utilizadas para cumplir idénticas funciones.


Se obtendrán las denominadas Líneas L para la comparación de los datos de emisión sonora de una máquina, familia de máquinas, grupo o subgrupo de ellas, con otros parámetros caarcterísticos de la propia máquina (por ejemplo, potencia, velocidad, dimensiones, etc).


Las Líneas L  se representan una vez se que se haya aplicado del método estadístico de regresion lineal a la muestra de datos. Siendo posible llegar a conclusiones acerca de la correlación entre el parámetro elegido de la (o las) máquina y los niveles de emisión acústica. El coeficiente de correlación se mueve entre 0 y 1 (cuando r=1 la correlación es completamente lineal, para r=0 no hay correlación).


En la figura se representa el desempeño de la emisión sonora de tres subgrupos de máquinas pertenecientes a una familia, en función de un parámetro característico. Para el ejemplo podemos suponer que se trata de subgrupos de la familia de turbomaquinarias. Donde, como parámetro no acústico, se eligió la potencia y como descriptor de la emisión de ruido, el nivel sonoro ponderado A.


Una efectiva evaluación de los datos de emisión de ruido se obtiene representando dos líneas L1 y L2, paralelas a la línea de regresion obtenida. Se acepta que L1=70%-95% y L2=10%-30% de la frecuencia acumulada de los valores de emisión sonora, según una recomendacion de la ISO 11689.


Los valores de emisión por encima de L1 se consideraran indicativos de un desempeño acústico desfavorable. El rango entre L1 y L2 reflejara el desempeño promedio del grupo de máquinas analizados. Por su parte, los valores por debajo de L2 indicarán un desempeño acústico alto dentro del subgrupo analizado.


Este procedimiento es una aplicación estadística para organizar, comparar y decidir acerca de la emisión acústica de una máquina o de un grupo de ellas. Es posible utilizarlo, igualmente, para evaluar correlaciones entre otros parámetros de máquinas, sin importar que esten relacionados o no  con los niveles de emisión sonora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL CRITERIO DE PROTECCIÓN AUDITIVA NRR

Por  Luis Felipe Sexto

Los protectores auditivos son dispositivos de singular importancia en el control pasivo de ruido. Ellos garantizan (cuando la selección es correcta), la atenuación necesaria que asegura la disminución de la exposición efectiva al ruido. Se requerirá el uso de protectores auditivos, por ley, cuando el nivel de exposición al ruido supere los 85 dBA de nivel sonoro continuo equivalente para 8 horas. Es importante acotar que se corre riesgo de daño auditivo con valores inferiores al reconocido oficialmente como de riesgo atendible en ambientes laborales.

RUIDO, NORMATIVA Y LEGISLACIÓN EN CUBA

Por Luis Felipe Sexto*
*Miembro Fundador del Comité Técnico de Normalización de VIBRACIONES Y ACÚSTICA, CTN 98, de la Oficina Nacional de Normalización de Cuba, secretario del subcomité de RUIDO (CTN 98 / SC 1)

O el problema tiene solución y entonces es inútil preocuparse –decía Aristóteles- o el problema no tiene solución y entonces es también inútil preocuparse. La inquietud que suscita el crecimiento desmedido de los niveles de ruido en nuestro país debe ser acicate para dar respuesta eficaz a un fenómeno social de impresionante libertinaje. La contaminación sonora es un problema, puede tener solución, y más que a la preocupación debe mover a la acción, porque ocasiona daños personales, sociales y económicos.