Ir al contenido principal

EL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO


Por Luis Felipe Sexto 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce y define al Síndrome del Edificio Enfermo como el conjunto de síntomas diversos que presentan las personas en estos recintos y que no suelen ir acompañadas de ninguna lesión orgánica. Sin embargo, el autor considera que una definición más precisa del problema la propone la Asociación Catalana de Empresas Especializadas en el Síndrome del Edificio Enfermo (ACESEM). Estos últimos definen al Síndrome como el conjunto de síntomas causados por agentes químicos, físicos, biológicos y ergonómicos, con frecuencia relacionados con la estructura, distribución, instalaciones y equipamiento del edificio, con relación temporal con el mismo y causas no siempre evidentes. No afecta de igual forma a la totalidad de los ocupantes.


Las causas más frecuentes se manifiestan clasificadas en los tres grupos que se exponen a continuación:

Biológicas: incluye virus, hongos, bacterias, insectos, ácaros, desechos orgánicos, patógenos, alergenos, polvo.
Químicas: incluye compuestos orgánicos volátiles, formaldehídos, pesticidas, plomo, ozono, gases, dióxido de carbono, monóxido de carbono, humo del tabaco.
Físicas: incluye ruido, vibraciones, iluminación deficiente o incorrecta, radiación, ventilación y climatización inadecuada.

Los principales síntomas que presentan quienes habitan o  trabajan en un edificio enfermo son fatiga o decaimiento, picazón; irritación de la piel, los ojos, la nariz o la garganta; dolor de cabeza, náuseas, asma, infecciones, insomnio y otras. Pese a que generalmente no representa un riesgo grave, el Síndrome del Edificio Enfermo causa una serie de problemas de salud que disminuyen la calidad de vida, dificultan el trabajo y provocan numerosas ausencias laborales.
El análisis de este problema que perturba a quienes residen o trabajan en estas edificaciones, tiene su base en las soluciones que se plantean para evitar o atenuar el impacto ambiental provocado por diferentes contaminantes. Bajo este concepto, ¿cuál será la influencia del ruido y las vibraciones dentro del gran conjunto de factores de riesgo y causas que apuntan a señalar como enfermo a un edificio?
Considerando que la contaminación acústica es un fenómeno que aumenta cada año a escala global según lo manifiestan las demandas de la población y la cantidad de leyes, reglamentos y normas que existen, a propósito, en gran cantidad de países. Las edificaciones deben prever la protección sonora ante el impacto del ruido provocado por los medios de transporte (entiéndase trafico vial, ferroviario y aéreo), y demás fuentes externas e internas propias de la edificación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un nivel de ruido en interiores de 30 dBAeq. Admite niveles máximos aislados al dormir que oscilan entre 40 y 45 dBA.
En cuanto a las vibraciones, el rango fundamental de resonancia de los órganos del cuerpo humano se encuentran alrededor de los 5 Hertz y entre los 12 y los 30 Hertz, en dependencia de las características de la vibración y de la forma que la recibe el que se expone (vibraciones verticales u horizontales).  Para frecuencias mayores de 30 Hertz las vibraciones no penetran profundamente en el organismo, ya que este es capaz de amortiguarlas con la acción de la piel, los músculos y los ligamentos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL CRITERIO DE PROTECCIÓN AUDITIVA NRR

Por  Luis Felipe Sexto

Los protectores auditivos son dispositivos de singular importancia en el control pasivo de ruido. Ellos garantizan (cuando la selección es correcta), la atenuación necesaria que asegura la disminución de la exposición efectiva al ruido. Se requerirá el uso de protectores auditivos, por ley, cuando el nivel de exposición al ruido supere los 85 dBA de nivel sonoro continuo equivalente para 8 horas. Es importante acotar que se corre riesgo de daño auditivo con valores inferiores al reconocido oficialmente como de riesgo atendible en ambientes laborales.

RUIDO, NORMATIVA Y LEGISLACIÓN EN CUBA

Por Luis Felipe Sexto*
*Miembro Fundador del Comité Técnico de Normalización de VIBRACIONES Y ACÚSTICA, CTN 98, de la Oficina Nacional de Normalización de Cuba, secretario del subcomité de RUIDO (CTN 98 / SC 1)

O el problema tiene solución y entonces es inútil preocuparse –decía Aristóteles- o el problema no tiene solución y entonces es también inútil preocuparse. La inquietud que suscita el crecimiento desmedido de los niveles de ruido en nuestro país debe ser acicate para dar respuesta eficaz a un fenómeno social de impresionante libertinaje. La contaminación sonora es un problema, puede tener solución, y más que a la preocupación debe mover a la acción, porque ocasiona daños personales, sociales y económicos.

DECLARACIÓN DE EMISIÓN DE RUIDO

Rangos típicos de niveles sonoros según el tipo de máquina. Fuente Rango típico (dBA)@1m Equipos neumáticos 90-115 Escapes de aire a presión 90-105 Ventiladores 80-100 Compresores 92-100 Motores eléctricos 75-100 Bombas 80-92 Máquinas herramientas 80-95 Transformadores 83-85 Turbogeneradores 95-105
Por Luis Felipe Sexto