Ir al contenido principal

DECLARACIÓN DE EMISIÓN DE RUIDO


Fuente
Rango típico (dBA)@1m
Equipos neumáticos
90-115
Escapes de aire a presión
90-105
Ventiladores
80-100
Compresores
92-100
Motores eléctricos
75-100
Bombas
80-92
Máquinas herramientas
80-95
Transformadores
83-85
Turbogeneradores
95-105

Por Luis Felipe Sexto

Para poder llevar adelante cualquier programa de control de ruido es preciso conocer los valores de emisión de las máquinas, y si no fuera posible, una estimación razonable sería útil. En algunas legislaciones, sobre todo de países desarrollados, se contempla la Declaración de Emisión de Ruido (DER) como obligatoria para los suministradores de máquinas e instalaciones técnicas.

El comprador de una máquina puede (y debe) solicitar a los posibles suministradores, que junto a la documentación técnica, se adjunte la Declaración  de Emisión de Ruido (DER) de la máquina. Este documento es la base para el pronóstico del impacto sonoro que provocará el nuevo equipo y las medidas posibles a ejecutar, antes de que se instale. En la norma ISO 4871, se define el método para verificar los valores de emisión de ruido dados por el fabricante en la declaración.

La emisión sonora declarada de una máquina puede no coincidir sensiblemente, en los lugares de trabajo, con lo declarado debido a diferencias esenciales de las condiciones de las pruebas. Aunque se plantea que los valores de emisión de ruido son características intrínsecas de cada máquina; esto sólo es verdadero, por ejemplo, para el valor de potencia sonora (LWA) que es un sello de identidad para cada máquina; no siendo así para el valor tan común de nivel de presión sonora ponderado A (LpA) que puede variar en función de las condiciones del ensayo.

Los niveles sonoros de inmisión en los puestos de trabajo pueden ser de 5 a 15 dBA mayores que los niveles sonoros declarados. Esto puede estar condicionado por la reverberación del recinto, condiciones de trabajo distintas a las que se realizó la declaración, existencia de otras máquinas cercanas, formas de montaje y efectividad del mantenimiento.  Lo anterior determina que sin que medie ningún cálculo o análisis de campo, se pueda afirmar que una máquina en un local de trabajo no excederá los 85 dBA, siempre que el nivel sonoro enunciado en la declaración no supere los 70 dBA.

Los datos que sean volcados en la ficha de emisión de ruido, que puede ser utilizada tanto por proveedores como por personal técnico de planta, pueden resultar prácticos para la selección y comparación de máquinas; evaluación del nivel de reducción de ruido alcanzado con alguna medida; predicción de los posibles niveles de inmisión de ruido en el local de trabajo o evaluación por el comprador de la conformidad con los niveles de ruido especificados en el contrato, la normativa o legislación aplicable.

 Se ofrecen en la tabla ejemplos de rangos típicos de emisión de nivel sonoro para ayudar en la tarea de evaluar las distintas posibilidades de emisión de ruido características de diversas familias de máquinas. Documentos de la Organización Internacional de Normalización (ISO) han declarado la necesidad de trabajar en la elaboración de una base de datos internacional con los valores de ruido declarados por familias  comparables de fuentes sonoras. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL CRITERIO DE PROTECCIÓN AUDITIVA NRR

Por  Luis Felipe Sexto

Los protectores auditivos son dispositivos de singular importancia en el control pasivo de ruido. Ellos garantizan (cuando la selección es correcta), la atenuación necesaria que asegura la disminución de la exposición efectiva al ruido. Se requerirá el uso de protectores auditivos, por ley, cuando el nivel de exposición al ruido supere los 85 dBA de nivel sonoro continuo equivalente para 8 horas. Es importante acotar que se corre riesgo de daño auditivo con valores inferiores al reconocido oficialmente como de riesgo atendible en ambientes laborales.

RUIDO, NORMATIVA Y LEGISLACIÓN EN CUBA

Por Luis Felipe Sexto*
*Miembro Fundador del Comité Técnico de Normalización de VIBRACIONES Y ACÚSTICA, CTN 98, de la Oficina Nacional de Normalización de Cuba, secretario del subcomité de RUIDO (CTN 98 / SC 1)

O el problema tiene solución y entonces es inútil preocuparse –decía Aristóteles- o el problema no tiene solución y entonces es también inútil preocuparse. La inquietud que suscita el crecimiento desmedido de los niveles de ruido en nuestro país debe ser acicate para dar respuesta eficaz a un fenómeno social de impresionante libertinaje. La contaminación sonora es un problema, puede tener solución, y más que a la preocupación debe mover a la acción, porque ocasiona daños personales, sociales y económicos.